Reflexiones

Cuello de texto

¿Reconocés esta postura?
Si prestás atención vas a ver que la gente que te rodea está por lo general con su cuello doblado observando alguna pantalla. Mensajearse, chatear, leer las noticias, trabajar... notebooks, ipods, iphones, celulares... son muchas las horas que pasamos adoptando una mala posición sobre la tecnología. Lo curioso es que cuando comenzamos a sentir dolencias en el cuello, los hombros o los trapecios, no lo vinculamos con esa postura que adoptamos durante horas y solemos preguntarnos qué mal movimiento hicimos últimamente.

posturas

Las cervicales son un conjunto de siete vértebras ubicadas en la parte alta de la espalda y forman la columna cervical. Ellas tienen la función de sostener nuestra cabeza y dar movilidad al cuello. Su delicada ingeniería le permite a la parte superior de la columna tener una gran flexibilidad, aunque también está expuesta a tensiones y dolores por ser una zona tan vulnerable. Podemos buscar las causas de la aparición de dolores en algún movimiento brusco del cuello, algún esfuerzo levantando peso o el bruxismo, sin embargo es importante tener en cuenta que la base del malestar son esas largas horas que exponemos nuestras cervicales a una postura forzada.

¿Calculaste cuántas horas al día pasás en esa postura?
Para que lo tengas en cuenta: según estudios recientes con una inclinación de 60 grados ejerces sobre tu cervicales una fuerza de 27 kilos. Esa es la explicación más sencilla del cuello de texto, que es una dolencia típica del siglo XXI y se da por adoptar una postura incorrecta para el uso de las nuevas tecnologías.

Como bien refleja el dibujo que acompaña al artículo, existen diversos grados de inclinación de cabeza y cuello, con lo cual los kilos que cargamos sobre las cervicales oscilan entre los 12kg (con una inclinación de 15 grados) y los 27 Kg (con una inclinación de 60 grados) en los adultos. Si a grandes rasgos calculamos unas 700 a 1.400 horas al año de adoptar esta postura, comprenderemos no sólo el origen de nuestras dolencias sino también los diagnósticos que suelen darnos los traumatólogos. Normalmente nos advierten sobre la pérdida de la curvatura natural y el incremento del estrés en las cervicales. Esto nos puede llevar a un desgaste prematuro de las vértebras y degeneraciones que son difíciles de revertir y tardan tiempo en recomponerse.

¿Qué hacer entonces?
La tecnología es parte de nuestra vida y de nuestro trabajo. Las posibilidades de que participen en nuestra vida cotidiana sin que nos lastimen existen y son fáciles de aplicar:

- Lo ideal es adoptar posturas neutrales, tratando de elevar las pantallas a la altura de nuestra vista y no al revés.
- Revisar cada tanto la postura y verificar si nuestro espacio de trabajo está diseñado acorde a nuestras necesidades. Reorganizar y reorientar pantallas, teclados y sillas. A veces radica en aplicar un poco de ingenio a la vida cotidiana.
- Realizar ejercicios en forma reiterada a lo largo del día movilizando y estirando.
- Trabajar la tonicidad de los músculos de los brazos y la espalda, para que tu cuello se libere.
- Tomar conciencia de que la columna, para que no sufra, debe estar alineada manteniendo su curvatura natural. Esto significa que la cabeza debe estar en la misma línea de la columna vertebral (para comprobarlo, trazá una línea imaginaria que una la oreja, el hombro, la cadera, rodilla y talón).

Fuente: OFFICE GYM – DICIEMBRE 2014

officegym

Pone tu bienestar en movimiento info@officegym.com.ar