Reflexiones

Estrés

El estrés es un término que proviene del latín stringere, significa "provocar tensión".
Hay numerosos definiciones de estrés y mucho se ha escrito sobre el tema, siendo significativo recordar que para la Organización Mundial de la Salud (O.M.S.) el ESTRÉS es el conjunto de reacciones fisiológicas que prepara al organismo para la acción.

Siempre recuerdo por lo ilustrativo y gráfico el siguiente ejemplo: "Cuando una liebre se encuentra en la pradera, mientras no es descubierta, camina por la misma de forma tranquila, pausadamente elige su alimento. Esto cambia cuando ante la presencia de un cazador, percibe el inminente peligro. Como va a reaccionar esta liebre? Primero se quedará completamente inmóvil. Esta situación de quedarse inmóvil, no es sino otra cosa que un estado en el cual su cuerpo se prepara para defenderse. Esta inicial postura "congelada" es la que permite la preparación para la respuesta. En segundos se desencadenan una serie de eventos cuyo resultado final es un salto y una veloz estampida de huída. En esta liebre, su organismo funciona acorde y logró huir de una situación amenazante. Hubo una cascada de cambios biológicos que podemos resumir en un aumento en la producción de adrenalina, la que en definitiva permitió que la liebre se defienda".

¿Qué pasa con nosotros? Cuando percibimos una situación amenazante desarrollamos respuestas biológicas que son comunes o sea que no son específicas, independientes de la causa que lo origina, buscando la adaptación. En este proceso de adaptación, interviene nuestra personalidad, nuestro sistema biológico y por supuesto nuestras experiencias previas.

En un principio se diferenciaron dos tipos de respuestas: una de lucha o fight y otra de huida o flight. A las cuales se agregaron las de desmayo o faint y la de parálisis o freeze.

Cuando nos encontramos ante una situación amenazante, nuestro organismo realiza una rápida evaluación del peligro. Por un lado nos prepara físicamente para huir o para luchar y por el otro mediante otro mecanismo evalúa con el fin de preservarnos, la situación más conveniente.

Tanto para la lucha como para la huida, necesitamos que nuestro cuerpo se prepare para responder. Intervienen numerosas sustancias como adrenalina y noradrenalina, hormonas sexuales, cortisona, entre otras. El fin será preparar a nuestro organismo de tal forma que toda la energía y la oxigenación sea destinada a la actividad muscular.

¿Cuáles son algunos de los cambios que podemos observar?

A nivel cardíaco:
· aumento de la frecuencia cardíaca,
· vasodilatación a nivel muscular
· vasoconstricción a nivel de piel, sistema digestivo y riñones
A nivel respiratorio:
· aumenta la frecuencia respiratoria
· aumento del volumen de aire inspirado
A nivel sanguineo:
· se estimula la coagulación.
A nivel cutáneo:
· se eriza la piel
· sudoración
A nivel de los riñones y del intestino:
· se reducen la formación de orina
· se enlentece la digestión.
A nivel muscular:
· los músculos se tensan
A nivel de los reservorios de energía:
· se movilizan los depósitos de azúcar y grasas.
A nivel inmunológico:
· se suprime la reacción alérgica.

Nuestra biología ha sido diseñada de tal manera, que ante una situación amenazante nuestra respuesta sea siempre la misma. A medida que la humanidad ha ido evolucionando, el hombre ha debido ir adaptándose, nuestras situaciones amenazantes distan mucho de las que tenía el hombre de las cavernas: nuestro alimento viene con el delivery, nuestro descanso es un lugar donde no hay depredadores, si tenemos frío o calor un botón con una tecla determinamos la temperatura de nuestro ambiente, el agua sale de canilla con sólo girar el grifo, nuestro auto nos traslada de un lugar a otro, el control remoto cambia los canales de nuestra televisión. De alguna forma hemos logrado reducir al más mínimo gasto nuestro esfuerzo físico.

Siendo que podemos definir el ESTRÉS como el estímulo externo que actuá sobre un organismo, como la respuesta fisiológica o psicológica del individuo que recibió ese estímulo externo o bien como la interacción entre un estímulo externo ambiental y la respuesta que provoca en ese individuo. Esta respuesta del organismo será idéntica y estereotipada, independientemente del tipo de estímulo que haya recibido.

En ésta época que nos toca vivir donde sabemos que la actividad física se ha reducido al mínimo esfuerzo, en donde los estímulos estresantes se han modificado pero continúan presentes, la pregunta que seriamente nos debemos hacer es la siguiente: "¿Qué vamos a hacer con toda la adrenalina que nuestro cuerpo produce?"

Deberíamos poder hacer como la liebre. No digo que salgamos corriendo, pero sí que inmediatamente realicemos alguna actividad física. Sabemos que la adrenalina que se produce circula un tiempo por nuestro cuerpo para luego ser degradada. La actividad física hace que esta adrenalina se destruya más rápido. Lo nocivo es que esta adrenalina que producimos quede "estancada", siendo así como se generan los efectos nocivos del estrés.

Propuesta saludable que les aconsejo: "PONER NUESTRO CUERPO EN MARCHA CADA VEZ QUE ALGUNA SITUACION NOS SUPERA", más aún si estamos en el trabajo. Salir a correr ocho horas después de una situación estresante, no impide que la adrenalina haya producido sus estragos.

PRÓXIMA ENTREGA: TESTS PARA EVALUAR TU GRADO DE ESTRÉS. SINTOMAS DE ESTRÉS

officegym

Pone tu bienestar en movimiento info@officegym.com.ar