Reflexiones

Jet-lag

Nuestro ritmo circadiano o nuestro reloj biológico, es un complejo sistema de regulación que puede verse alterado en distintas situaciones, ya sea en forma primaria o afectarse con respecto al entorno. Presentándose cuadros clínicos de insomnio o hipersomnia.

Con el aumento de los viajes transmeridionales (especialmente los vuelos intercontinentales), en donde en pocas horas se “saltean” varios husos horarios, se han registrado un aumento de consultas por trastornos en el sueño.

Se ha determinado que viajar por más de 8 husos horarios en menos de 24 horas genera la mayor cantidad de dificultades. Ej.: volar desde Buenos Aires a Pekín.

Estos trastornos del sueño se caracterizan por una desincronización entre el reloj biológico personal y las exigencias horarias externas.

El jet-lag es un trastorno del sueño, en donde el ritmo circadiano está intacto, o sea normal. Las modificaciones de los patrones de sueño y vigilia en el nuevo huso horario es la causa de conflictos con el reloj biológico, que debe de adaptarse al nuevo horario. En el lugar donde se encuentra la persona que viajó ya es de noche cuando para su reloj biológico todavía es de día (lugar del cuál provino). Los períodos de sueño ocurren en momentos que son inapropiados, dándose la modalidad de despertarse en un momento no adecuado.

El síntoma principal es el insomnio, que dependerá en que sentido se viaja. Si se viaja hacia el este (ej.: a Europa), podrán surgir síntomas como retraso en el inicio del sueño y disminución en el tiempo del sueño REM. El viaje hacia el oeste suele ser mejor tolerado, pudiendo observarse un aumento del sueño REM y despertares prematuros.

Como síntoma primordial del jet-lag es el insomnio. Siendo otros síntomas la fragmentación, sueños más cortos, somnolencia diurna, irritabilidad, trastornos gastrointestinales, fallas en recordar nuevas impresiones, fallas en prestar atención.

Consejos para atenuar los efectos del jet-lag:
1. Conocer la cantidad de husos horarios que existen entre el lugar de partida y el destino.
2. Viajar con ropa y calzado cómodo.
3. Ingerir abundante cantidad de agua o jugos de fruta, evitando las sustancias con elevado nivel de cafeína.
4. Evitar las comidas pesadas y abundantes previos al vuelo y durante el mismo.
5. Evitar la ingesta de alcohol.
6. En lo posible evitar o disminuir el consumo de tabaco.
7. No automedicarse con ansiolíticos.
8. Descansar adecuadamente previo al viaje.
9. Si se trata de un viaje de trabajo, en lo posible programar viajar unos días previos para lograr una mejor adaptación.
10. Si es propenso de sufrir de síntomas de jet-lag en viajes previos, consulte con su médico.

Deseando buenos viajes y un buen dormir,

officegym

Pone tu bienestar en movimiento info@officegym.com.ar