Recetas

Nutrición y cerebro

Estamos familiarizados con la palabra estrés. La mayoría de nosotros piensa que estrés es sinónimo de problema y preocupación. Sin embargo para el cuerpo, la palabra estrés tiene un significado mucho más amplio: es sinónimo de cambio.

Cualquier cosa que cause un cambio en nuestra vida causa estrés. No importa si es un cambio bueno o malo, ambos son estresantes. Aún los cambios imaginarios son estresantes: si tememos no tener suficiente dinero para pagar el alquiler, si nos preocupa la posibilidad de que nos despidan del trabajo, si creemos que nos darán un aumento… todo eso es estrés.

Recientemente se ha descubierto que el sobre-estrés causa cambios físicos en el cerebro. La fatiga, el llanto, la depresión, la angustia, y el insomnio son típicas consecuencias.

La dieta ayuda a combatir el sobre-estrés

1 - Mantenga su nivel de glucosa estable
Una consideración dietética importante es evitar las variaciones en la glucemia (nivel de glucosa en sangre). Para ello, no deben faltar en la alimentación diaria alimentos ricos en hidratos de carbono complejos tales como: pan, arroz y otros cereales, pasta, patatas, legumbres. Estos alimentos, están compuestos por moléculas de glucosa de enlaces fuertes que son descompuestos por el cuerpo de manera más lenta, lo que permite que la glucosa se libere paulatinamente.

2 - Distribuya la alimentación en varias tomas.
Comer menos pero con mayor frecuencia también ayuda a mantener estable la glucemia.

3 - Tome alimentos ricos en triptofano.
La producción cerebral de serotonina, uno de los mensajeros alegres, es muy sensible a la dieta. El aumento se debe a una mejor absorción del aminoácido triptofano. Las fuentes dietéticas más importantes son: carnes rojas, pescados, leche y derivados, huevos, nueces, almendras, banana y lechuga.
En el organismo, la síntesis y liberación de serotonina depende de la relativa proporción de hidratos de carbono y proteínas consumidos con la dieta. Al ingerir una mayor proporción de hidratos de carbono cambia el patrón de los aminoácidos plasmáticos, aumentando la utilización cerebral de triptofano y por lo tanto la síntesis y liberación de serotonina.

4 - Incluya diariamente al menos una ensalada al día y dos frutas frescas.
Estos alimentos constituyen las principales fuentes de vitamina C. Las necesidades de esta vitamina aumentan en caso de estrés de cualquier tipo. Además, este nutriente estimula las defensas, lo cual resulta muy conveniente en caso de estrés.

5 - Valore la posibilidad de tomar un suplemento de vitaminas y minerales.
Puede que su cuerpo precise un aporte extra de estos nutrientes en forma de suplemento (consulte a su médico si es necesario). Asegúrese que no lleve añadido sustancias excitantes (ginseng, cafeína, etc.), ya que le puede provocar un efecto contraproducente. Mantenga el tratamiento varios meses para que su organismo pueda recargar las reservas de estos nutrientes.

6 - Reduzca e incluso elimine de su dieta sustancias tóxicas y excitantes: las bebidas estimulantes, las bebidas alcohólicas, la cafeína, el tabaco... los productos estimulantes excitan pero no nutren, y aunque momentáneamente pueden proporcionar una cierta ayuda, su uso continuado acaba produciendo desgaste nervioso, agotamiento y falta de adaptación al estrés.

Saludos cordiales,

officegym

Pone tu bienestar en movimiento info@officegym.com.ar