Reflexiones

Pensar es poder

Pensar positivamente es elegir una forma diferente de ver la vida, es una actitud mental y por ende involucra todo nuestro ser. Muchas veces “pensamos que pensar” es solo algo interno, que empieza y termina en nosotros, pero no es del todo así…

Los pensamientos que creamos en nuestra mente son energía que fluye e influye en nuestras vidas: si son positivos influirán positivamente. Hay distintos tipos de pensamiento: están los que nos alientan, los que nos entristecen, los que nos estresan, hay algunos que nos dan vergüenza y otros que nos emocionan o nos alegran.

Pensar en episodios que ya pasaron, como cuando recordamos, es diferente a imaginar situaciones posibles que remiten a temas de nuestra vida. Muchas veces pasamos horas imaginando cómo van a ser las cosas cuando pasen, o cómo hubieran sido si nosotros hubiésemos dicho o actuado diferente, en vez de dejar que las cosas pasen como deben ser y tener la certeza de que eso va a ser positivo para nosotros.

El recordar o imaginar situaciones hipotéticas desgasta y nubla nuestra posibilidad de proyectar hacia el futuro, ya que nos ancla en el pasado o en una ilusión. Cada uno es dueño de sus pensamientos y por ende de proyectar su energía para poder realizar sus objetivos.

Aumentando la percepción de nosotros mismos es como podemos articular el fluir de nuestros pensamientos para que generen armonía en nuestro ser.

Es bueno ser concientes de que somos nosotros quienes creamos nuestros pensamientos y no al revés. La influencia de la palabra de los otros debe ser solo una compañía, no la base sobre la cual edifiquemos el concepto que tenemos de nosotros mismos y de la vida.

Cuando nos damos cuenta cómo está conformada nuestra visión de nosotros mismos es que podemos modificarnos, acrecentar nuestras virtudes y activar la autoestima. Debemos ser concientes de nuestros pensamientos para poder crear sólo los que nos hagan bien. Construirnos a nosotros mismos, partiendo de lo que sabemos que somos y apuntando a lo que queremos ser.

En nuestro interior se encuentra la fuente inagotable de fortaleza que necesitamos para poner en práctica una vida nueva y positiva, saludable y armónica. Sólo debemos atendernos a nosotros mismos y animarnos a vivir mejor, en equilibrio con nuestros deseos y en paz.

Les deseo los mejores pensamientos para este año nuevo que comienza.

Los saluda,

officegym

Pone tu bienestar en movimiento info@officegym.com.ar